Qué es TEA

mirada_que_es_tea

¿Qué es un trastorno del espectro autista?

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo, que aparece en la infancia. Es una forma de desarrollo diferente. Un conjunto de alteraciones semejantes que se manifiesta de forma y grado diferente en las personas.

  • Las personas con un trastorno del espectro autista (TEA) manifiestan alteraciones en cómo perciben, piensan, se comunican, interactúan socialmente y por lo tanto, se comportan y aprenden.
  • Cada persona con TEA tiene una personalidad única (el autismo no define a ninguna persona, es una etiqueta diagnóstica); nunca encontrará a dos personas con autismo iguales. Lo que comparten estas personas es que todas presentan alteraciones a nivel socio-comunicativo y un patrón restringido de actividades e intereses.
  • Estos comportamientos les ayuda a ordenar el “caos” en el que viven. Las personas con TEA son más hábiles que nosotros en algunas cosas, ven y sienten el mundo de una forma diferente. Los que estamos a su lado debemos intentar comprenderlos y ayudarles.

Causas

En la actualidad no es posible determinar una causa única que provoque la aparición de los casos con TEA, aunque se estima que hay una fuerte implicación genética en su origen. La gran variabilidad presente en este tipo de trastornos apunta a la interacción entre los distintos genes y diferentes factores ambientales en el desarrollo. Pero por el momento, estos elementos no están claramente identificados, y aún es necesaria mucha investigación al respecto.

Características

Los trastornos del espectro autista son trastornos neurológicos que afectan de por vida a la persona en las distintas áreas del desarrollo, en la percepción del medio y de sí mismo. Para diagnosticar a una persona de autismo, actualmente no existe ningún marcador biológico, sino que se realiza en base a las alteraciones del desarrollo, y a la evaluación de su conducta, apareciendo:

  • Alteraciones en la percepción con un procesamiento diferente de la información recibida a través de los sonidos.
  • Dificultad para la integración de ideas.
  • Dificultades en la atención, bien por falta de concentración, o por dificultad para cambiar el foco de atención.
  • Problemas de comunicación que pueden variar en grados muy distintos. Tanto en la comprensión como en la expresión.
  • Intereses restringidos.
  • Son capaces de aprender muchas habilidades con las intervenciones y recursos adecuados.

Intervención y tratamiento

Actualmente, no existe ninguna cura para el autismo, pero hay una serie de factores que van a influir altamente en el desarrollo de la persona con autismo y en su calidad de vida presente y futura.

Existen numerosos tratamientos para los TEA, pero sólo los que provienen del Análisis Aplicado de Conducta (ABA) han demostrado evidencia científica de su eficacia. Existen otros tratamientos con muy buena aceptación pero aún falta por demostrar su evidencia empírica. Aproximadamente el 70 % de los niños que reciben esta intervención en condiciones ideales, logran su inclusión en un aula ordinaria, mejorar las habilidades para una vida autónoma y disminuyen las dificultades de forma significativa.

Los estudios han demostrado que la detección temprana del autismo y por lo tanto su intervención precoz mejoran de forma significativa la sintomatología de estos niños.